Medio ambiente

Cuando baja el nivel de las aguas en el río Rin

Budenheim y el cambio climático

Una situación que conocemos desde hace ya algunos años y a la que, supuestamente, tendremos que acostumbrarnos. El verano fue muy caliente y demasiado seco. En el año de sequía que fue el 2018 y en el período seco muy largo en verano, nuestra producción se vio afectada, ya que bajó el nivel de las aguas del río Rin, imponiendo muchas restricciones en cuanto a las cantidades de mercancías que podían ser llevadas por los buques de carga. Por este motivo, más de 60 camiones tuvieron que ser utilizados para transportar la misma cantidad de materia prima que un solo buque hubiese podido traer, generando unos gastos adicionales enormes que causaron un problema el cual Budenheim sólo pudo minimizar gracias a su rápida reacción.

El proyecto de investigación

¿Cuáles son los riesgos que resultan del cambio climático para Budenheim? ¿Qué puede hacer la empresa para enfrentar los cambios? ¿Crea eso también oportunidades? ¿Existen impedimentos internos que obstruyen el proceso para adaptarse a las consecuencias del cambio climático? ¿Qué tipo de ayuda presta la ISO 14001, es decir la norma internacional para sistemas de gestión medioambiental, para poder superar estos obstáculos? Estas preguntas fueron investigadas por Tobias Wagner, encargado de protección contra las inmisiones de Budenheim, al redactar su tesis de maestría presentada a la Universidad Leuphana de Lüneburg el año pasado. El título de su tesis era: "La superación de las barreras empresariales internas a la hora de adaptarse al cambio climático en el contexto de la ISO 14001". Se observó rápidamente que el tema del cambio climático tiene consecuencias muy complejas para Budenheim, conllevando un gran número de desafíos que sólo podrán solventarse trabajando en conjunto.

En vez de un solo buque, hubo que utilizar mucho más de 60 camiones para transportar la misma cantidad de materia prima por carretera.

El cambio climático y la economía

De modo general, el cambio climático se traduce por un aumento de la temperatura lo que causa más fenómenos meteorológicos extremos tales como tormentas, inundaciones repentinas y nevadas. Todo eso ya tiene sus efectos en muchos sectores económicos. Aparte de la agricultura que probablemente es el primer sector en que se piensa, los daños provocados por tormentas y calor excesivo también afectan a otras ramas de la actividad económica como las telecomunicaciones y los ferrocarriles. Las centrales eléctricas también han tenido que reducir su potencia durante los veranos pasados debido a que, por motivos ecológicos, no era permitido calentar más los ríos además del nivel bajo de las aguas en estos últimos. Cuando se agrietan las carreteras y pistas de aterrizaje por causa del calor, se reduce también la capacidad de la circulación carretera, tráfico aéreo y sector logístico lo que, a su vez, trae consecuencias para otros ramos industriales más.

Oportunidades y riesgos para Budenheim

Los riesgos para nuestra empresa obedecen ante todo a nuestra ubicación a orillas del río Rin. Las fases de crecida y caudales bajos pueden restringir de forma masiva la navegación lo cual obstruye los suministros de materia prima además de causar problemas en la obtención de agua para fines de refrigeración. Según los pronósticos, aumentarán la frecuencia e intensidad de fenómenos meteorológicos extremos tales como lluvias fuertes y tormentas que pueden poner en peligro la seguridad de los abastecimientos.

Sin embargo, también se presentan oportunidades: Puede aumentar la demanda por productos nuevos e innovadores. Si se logra desarrollar rápidamente las soluciones idóneas, será posible abrir nuevos mercados. Aparte de productos nuevos, pueden llegar más pedidos de parte de nuestros clientes para productos ya existentes si éstos tienen aplicaciones que permiten proteger el clima o presentan características climáticas favorables.

El Dr. Thomas Jagella (izquierda) y Jens Voigt (derecha) felicitan a Tobias Wagner por el éxito con su tesis de maestría.